Visita de Christopher González a la Escuela de Ciencias de la Salud | Universidad Ana G. Méndez, Recinto de Cupey

Visita de Christopher González a la Escuela de Ciencias de la Salud

 

Los estudiantes del Programa de Terapia del Habla-Lenguaje recibieron la visita de la familia González Caro de Rincón Puerto Rico.  Los González Caro compartieron con los estudiantes sus vivencias desde el momento en que llegó a sus vidas Christopher, un joven que hoy tiene 22 años de edad y un corazón lleno de metas y sueños para su futuro. 

Relataron el momento fuerte en que recibieron la noticia de que Christopher tiene Síndrome de Down.  Poco a poco y paso a paso Christopher comenzó a darles buenas lecciones de sus capacidades desde bebé, en las experiencias preescolares y escolares en las que fue conquistando medallas y reconocimiento por sus logros.  Creció en un ambiente de educativo regular, sin requerir acomodos significativos, pero con el apoyo, refuerzo y motivación de su familia.   Christopher se graduó con honores en la escuela superior, obtuvo 3.71 de promedio, logró sacar la licencia de conducir, sorprendiendo a todos los que gestionaron sus documentos y la práctica de guiar. 

Se graduó con altos honores de Arte Culinario de la Universidad Interamericana de Aguadilla, ha trabajado como Ayudante de Chef y Chef en importantes restaurantes de la zona oeste.  Cultiva las bellas artes como integrante de varios grupos de baile, toca la guitarra y ha recibido infinidad de reconocimientos en Puerto Rico, España y en México.

Hoy por hoy, Christopher es el primer joven en Puerto Rico, con Síndrome de Down, que tiene su propio negocio, reconocido en la zona oeste como:  CHRISin Límites, en Rincón, Puerto Rico.    

Todo lo que Christopher ha emprendido en sus 22 años, ha estado inspirado en el amor y el apoyo de sus padres y su hermano al que describe como su mejor amigo.  Su lema ante todo “NO ES FACIL, PERO SE PUEDE… Al preguntarle ¿cómo se siente ante la dificultad? Su respuesta fue: “YO NO ME DOY POR VENCIDO.”   Christopher y su familia son un verdadero ejemplo de superación y de lo que podemos alcanzar cuando nos liberamos de las barreras mentales. 

Esta actividad fue de gran inspiración para nuestros estudiantes y el mejor ejemplo de la actitud que debe prevalecer en todo acercamiento que tengan como profesionales al manejar clientes y niños especiales.